Liceo Nuevo Chile

Nuestros Egresados y Egresadas

“Conciencia de hombre libre, conciencia del futuro”

 

“SCHILENKHA SOY YO”

 

“Es poco el tiempo, mucha la experiencia. Somos legado del mundo. Ver las paredes, los claustros del saber, recuerdos que vienen con nostalgia y nos dejan en el alma un sabor conocido, un escalón superado en el camino hacia la cima.

Somos SERES, somos COLOMBIA, somos PACHAMAMA. Vivimos para aprender, aprendemos para saber y en esta etapa de la vida descubrimos que en el pasado está el legado, en el presente está la realidad y en el futuro está nuestra conciencia …”

Andrés Beltrán – Estudiante San Bartolomé  

tejido

Grupo de egresados Schilenkha

 

Encuentro de egresados y egresadas Schilenkha En este magnífico centro del saber se encuentran modelos de vida y conocimiento incomparables, su forma de trasmitir enseñanzas, con gran afecto, nos ayuda a desarrollar una fuerte confianza en nosotros mismos, a superar las dificultades que muchas veces intervienen en nuestro camino; además estimula el deseo de conocer lo relacionado con las culturas de nuestro país, cuidar con dedicación y esfuerzo lo que en nuestra tierra habita, para que tengamos conciencia de poder tener un mañana mejor. El LICEO NUEVO CHILE cultiva en cada uno de nosotros una pasión por el arte y la música; deja una huella imborrable en nuestro corazón.

Las personas que tienen la oportunidad de conocer y convivir en el Liceo, estamos seguros que nunca lo podrán borrar de su memoria, ya que es un lugar especial en donde se forman seres humanos buenos, capaces de reflexionar sobre la gran importancia que tienen para Colombia nuestros antepasados, que aún siguen viviendo como esa llamita encendida que algunos quieren apagar, sin querer comprender que ellos son la base de nuestro existir; sus costumbres, sus historias, cada enseñanza que nos trasmiten, es un legado que alberga una riqueza cultural inmensa, que debemos conservar y valorar; con nuestros indígenas volvemos a nuestras raíces, restauramos lo que día tras día se ha ido estropeando y ayudamos a transformar este mundo que tanto lo necesita. El respeto, valor infaltable en un miembro de la familia schilenkha.

“No importa la fachada de la casa, sino el morador que habita en ella”

Todos los que de una u otra forma hacemos parte de esta etnia, estamos orgullosos y felices de ver cómo el tiempo nos demuestra que hacemos parte del progreso y cada día estamos aportando para que nuestro entorno sea mejor. El amor por la tierra que nos alberga, por la naturaleza y el respeto por el prójimo, nos convierte en excelentes seres humanos capaces de comprender los problemas que rodean al mundo y nos proporciona la fortaleza para enfrentarlos y solucionarlos.

Esa inquietud inmaterial que nos sembraron en el corazón, esas ganas de vivir, reflexionar y concretar ideas para el bien del mundo, son las que ahora en cada una de nuestras profesiones y actividades diarias se ven reflejadas e integran los valores y reconocimientos que asumimos frente a la sociedad.

Amor por lo nuestro

Remembranzas de una Schilenkha

 

Por Claudia Liliana Barón Jaime
Promoción 1992
Comunicadora social y periodista

409441_10150641788977279_860464722_nNubes blancas, como el algodón, se extienden para recibirme como un colchón suave. Un inmenso sol que ilumina mi cabeza y me deslumbra con su belleza. Imágenes ancestrales llenas de viveza y color, magia que invade mis sentidos; eso es lo que percibo cada vez que regreso a mi colegio del alma en donde se iniciaron los primeros pasos de mi vida; desde donde se empezó a forjar ese personaje solidario y patrimonial que ahora vive en mí. Un lugar en donde todo lo que está a su alrededor es reflejo de nuestro pasado y en donde se percibe un ambiente saciado de ideas. Se respira arte y tus poros se colman de emociones cada vez que experimentas las tradiciones nativas, que para este lugar son parte esencial.

La felicidad y satisfacción de pertenecer a esta familia Schilenkha es algo indescriptible. Cada ser humano que la conforma es una esencia diferente, un mundo complejo lleno de conocimientos, dispuesto a compartirlos con la misma entereza que les fue enseñado y con el mismo amor al que nos han acostumbrado desde siempre. Por ello no me cansaré de honrar este recinto que refleja la esencia de una Colombia compasiva, llena de riqueza cultural, material y sobre todo intelectual.

 

La lejanía, me ha permitido recrear lo bello de mi Liceo

“Cuando se viaja en pos de un objetivo es muy importante prestar atención al camino. El camino es el que nos enseña la mejor forma de llegar y nos enriquece mientras lo estamos recorriendo”

Del Peregrino. Paulo Cohelo
Leonardo Luque Gómez
Egresado Prom. 1988
Master en Gerencia Deportiva
Barcelona España

Tengo la fortuna de pertenecer a la familia Schilenkha desde el inicio del proyecto, al comienzo como estudiante y a través de los años como leotestigo y “colaborador”. Cabe aclarar que mientras fui estudiante a pesar de ser el hijo de la directora nunca hubo concesiones conmigo, lo cual me permitió vivir la experiencia de ser un estudiante más, en el Liceo.

La música, la pintura y la literatura fueron elementos imprescindibles durante este proceso en donde de una manera integral me aportaron herramientas para crear mis propios criterios y valores, los cuales toman especial importancia ahora que me encuentro lejos de mi país, de mi cultura.

Teniendo ese contacto con el arte, que en mi caso y el de todos y los y las Schilenkhas, fue la música andina, mediante la cual tuve la oportunidad de conocer ese gran legado cultural, además de sentirme capaz de tener mente abierta a otras culturas, porque afortunadamente, como hijo, estudiante y empleado siempre se me enseñó a conocer y a valorar lo propio, lo de la tierra primero.

Para mí, era y sigue siendo importante conocer las diferentes culturas indígenas de Colombia, todas estas con sus manifestaciones artísticas y culturales, pero ahora las valoro más, ya que estoy lejos y tengo la posibilidad de conocer otras culturas. Despierto por las mañanas y me doy cuenta de esa gran riqueza cultural con la que contamos, del gran país en el que vivimos y que a pesar de esto siempre preferimos darle más valor a las cosas que nos llegan de afuera, no digo que estén mal, pero primero, como nos enseñan en el Liceo, se debe conocer lo nuestro, nuestras raíces.

Mi vinculación con el Colegio Cafam, fue una experiencia muy importante, pues tuve la oportunidad valorar lo que el Liceo me había aportado. Allí tuve que elegir entre la música y el deporte, dos actividades muy importantes para mi. Finalmente elegí el deporte, creo que fue una acertada decisión, tuve la fortuna de ser deportista de alto rendimiento. Pienso que esa disciplina y responsabilidad que se necesita para poder avanzar en un deporte tan exigente como el baloncesto, se la debo a papá, a mamá y todos los profes del Liceo, que siempre me apoyaron y exigieron.

Siempre recuerdo, que los profesores y profesoras, nos reiteraban, que no bastaba con saber sumar, dividir, manejar a las mil maravillas un computador, si no sabíamos convivir, valorar a nuestros compañeros y compañeras, si no podíamos compartir. Lejos de mi patria, en los momentos de añoranza y recuerdo, valoro esos episodios que me permitieron ser un ser humano privilegiado, con todo lo que viví en el Liceo.

Felicito a toda la familia Schilenkha por estos 20 años de vida, 20 años en los que he sido testigo de logros, dificultades, de una constante evolución como proyecto y como familia. Deseo que se sigan materializando esos sueños, sueños de cada una de las personas que de alguna manera, al igual que yo, se encuentran comprometidas con el Liceo.

Deja un comentario