Serie mini-cuentos schilenkha…

admin

«Se llamaba Pototo el de los ojos nostálgicamente dulzarrones , con los que manejaba sus momentos con astucia, para amarrar los humanos sentimientos, mientras desataba sus voraces caprichitos. Al final, la cabuya era para su amo, y para él, la cobija, el filete y los siete muebles de la casa» Guau ! 🐕‍🦺